Make your own free website on Tripod.com

31 de octubre de 2002, 08:50 AM

Estudian drenaje líquido cerebral como tratamiento de Alzheimer

 

 

 

PUBLICIDAD

NUEVA YORK (Reuters Health) - Un tratamiento en investigación diseñado para mejorar la circulación del líquido que baña al cerebro y la médula espinal podría ser una opción factible para la enfermedad de Alzheimer, según un estudio piloto.

Sin embargo, los investigadores alertaron que es demasiado prematuro decir si el tratamiento, en el que se implantan derivaciones que drenan pequeñas cantidades de líquido cefalorraquídeo (LCR) del cerebro, se convertirá en un arma contra la enfermedad de Alzheimer.

El LCR llena los espacios que rodean el cerebro y la médula espinal, se produce de manera natural, se absorbe y el cuerpo lo vuelve a producir. Sin embargo, con la edad, esta circulación normal del LCR disminuye.

El tratamiento experimental con la derivación del LCR se basa en la hipótesis de que al ayudar al drenaje del LCR del cerebro se podrían eliminar las proteínas asociadas con el daño cerebral característico del Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer está caracterizado por dos tipos de depósitos anormales en el cerebro, las "placas" compuestas de proteínas llamadas beta-amiloides y las "marañas" compuestas de proteínas llamadas tau.

Algunos investigadores especulan que las concentraciones solubles de estas proteínas en el LCR pueden influir en las concentraciones en el cerebro de una persona.

Por ejemplo, dicen los autores del nuevo estudio, que se ha hallado que algunos pacientes con Alzheimer tienen bajas concentraciones de beta-amiloides en muestras de LCR, lo que podría ser el resultado de "depuración" deficiente de las proteínas del cerebro.

Para comenzar a probar esta idea y la utilidad del drenaje del LCR, Gerald D. Silverberg y sus colegas compararon a 15 pacientes con enfermedad de Alzheimer que tenían implantada una derivación de LCR con 14 personas que no se habían sometido a la cirugía.

Los científicos hallaron que en el lapso de un año, las calificaciones del funcionamiento mental permanecieron mucho más estables entre los pacientes con la derivación del LCR, pero disminuyeron entre los otros participantes del estudio.

Silverberg, un investigador de la Universidad de Stanford en California, y sus colegas informaron de sus hallazgos en la edición de octubre de la revista Neurology.

La empresa Eunoe, Inc., con sede en Redwood City, California que fabrica la derivación bajo el nombre de Cognishunt, financió el estudio.

Los investigadores indicaron que el estudio era demasiado pequeño para concluir que la derivación realmente hacía más lento el deterioro mental de los pacientes.

Sin embargo, no detectaron cambios en las concentraciones de las proteínas tau y beta-amiloides en el LCR drenado del cerebro de los pacientes, lo que indica, explicó el equipo de Silverberg, que el mejoramiento de la circulación de LCR puede ayudar a hacer más lento el avance de la enfermedad de Alzheimer al favorecer la depuración de sustancias tóxicas del cerebro.

Sin embargo, falta mucho por confirmar si este es el caso, según un editorial acompañante del informe.

"Los autores no abogan por el tratamiento de derivación de LCR para la enfermedad de Alzheimer por ahora. Nosotros coincidimos firmemente", escribió David A. Bennett del Centro de Enfermedad de Alzheimer Rush en Chicago, Illinois, y Michael P. McDermott de la Universidad de Rochester en Nueva York.

FUENTE: Neurology 2002;59:1126-1127, 1139-1145.

   

Traumatismo de la médula espinal

Contenido:

  • Nombres alternativos
  • Definición
  • Causas y factores de riesgo
  • Prevención
  • Síntomas
  • Signos y exámenes
  • Tratamiento
  • Grupos de apoyo
  • Expectativas (pronóstico)
  • Complicaciones
  • Se debe llamar al médico si

Nombres alternativos   

Compresión de la médula espinal; lesión de la médula espinal

Definición    

El traumatismo de la médula espinal es un daño ocasionado por lesión directa a la médula misma o por lesión indirecta ocasionada en los huesos, en los tejidos blandos y en las venas que la circundan.

Causas y factores de riesgo    

El daño a la médula espinal afecta todas las funciones nerviosas que están controladas en y por debajo del nivel de la lesión, incluyendo el control de los músculos y de la sensibilidad. La columna está conformada por más de 30 huesos (vértebras), los cuales, junto con los cojinetes que se encuentran entre las vértebras (discos), permiten que la espalda se doble mientras protegen la médula espinal de cualquier lesión.

El trauma en la médula espinal es causado por accidentes automovilísticos, caídas, lesiones durante la práctica de deportes (como un clavado en aguas poco profundas), accidentes industriales, heridas de bala, asaltos y otras lesiones. Lo que parece una lesión poco importante puede causar un trauma en la médula espinal si la columna se debilita (como en los casos de artritis reumatoide u osteoporosis).

También pueden ocurrir lesiones directas a la médula espinal como cortaduras, particularmente si las vértebras y los discos están dañados. Los fragmentos de hueso (por fracturas en las vértebras, por ejemplo) o de metales (por un accidente de tránsito) pueden cortar o dañar la médula espinal. El daño directo también puede ocurrir si la médula es halada, presionada hacia los lados o comprimida a consecuencia de una torsión anormal de la cabeza, cuello o espalda durante un accidente o lesión.

Las hemorragias o acumulaciones de líquido e inflamación pueden presentarse dentro de la médula espinal o fuera de ella, pero dentro de la columna. La acumulación de sangre o de líquido pueden comprimir la médula y dañarla.

Una lesión leve (como un "latigazo") puede desaparecer cuando se reduce la inflamación, mientras que las lesiones severas (consecuencia de fracturas, dislocaciones o cortes de la médula espinal) tienden a provocar daños permanentes en la médula. Un trauma en la médula tiende a causar incapacidad permanente, como la parálisis, debido a que las fibras nerviosas son lentas para recuperarse, y si son destruidas no se regeneran. El traumatismo de la médula espinal en la parte alta del cuello (espina cervical) puede, en algunos casos, provocar la muerte.

Entre unas 12.000 y 15.000 personas sufren lesiones en la médula espinal cada año en los Estados Unidos y de éstas unas 10.000 sufren parálisis permanente, mientras que muchas de las demás mueren a consecuencia de estas lesiones. La mayoría de estos traumas a la médula ocurren en individuos jóvenes y saludables, y los más comúnmente afectados son los hombres entre los 15 y los 35 años. Sólo cerca del 5% de lesiones en la médula espinal se sucede en los niños, en cuyo caso la tasa de mortalidad es alta.

Prevención    

La práctica de medidas de seguridad durante el trabajo o las actividades de recreación puede prevenir las lesiones en la médula espinal. Se debe utilizar equipo de protección siempre que exista la posibilidad de una lesión y se deben aplicar las medidas de seguridad apropiadas.

Los clavados en aguas poco profundas son la principal causa de traumas en la médula espinal. Se debe verificar la profundidad del agua antes de lanzarse en clavado, además de verificar que no haya piedras y otros posibles obstáculos. Las lesiones por deportes como el fútbol americano o los paseos en trineo tienden a involucrar un golpe violento y una torsión o doblez anormal de la espalda o del cuello y pueden ocasionar un trauma a la médula espinal. Se debe ser precavido al pasear en trineo e inspeccionar el área para identificar los obstáculos. Se deben utilizar las técnicas y los equipos apropiados al jugar fútbol americano o cualquier otro deporte de contacto. Las caídas al escalar, por recreación o por trabajo, pueden provocar lesiones en la médula espinal. Las prácticas de conducción defensiva y el diseño mejorado de los automóviles pueden prevenir muchos accidentes automovilísticos; el uso de cinturones de seguridad reduce significativamente el riesgo de una lesión grave, si hay un accidente automovilístico.

Síntomas    

Los síntomas varían dependiendo de la localización de la lesión.

Lesiones lumbares:

Nota: Afecta todos los músculos por debajo de la lesión, usualmente del tórax hacia abajo (paraplejía).

Lesiones cervicales:

Las lesiones parciales no son comunes. Si sólo hay daño de un lado de la médula espinal, la parálisis se presenta de un solo lado del cuerpo, aunque pueden haber cambios en la sensibilidad en uno o en ambos lados.

Los síntomas adicionales que pueden estar asociados con esta enfermedad son:

Signos y exámenes    

Los síntomas pueden desarrollarse inmediatamente después de la lesión o pueden aparecer de forma gradual por la acumulación de líquido alrededor de la médula espinal o edema (inflamación). Las lesiones en la médula espinal son una emergencia médica que requiere atención inmediata para minimizar los efectos a largo plazo.

Un examen neurológico indica el nivel de la lesión en la médula espinal, si la localización no es evidente. Los reflejos pueden ser anormales o estar ausentes en las áreas afectadas del cuerpo. Puede haber una cierta recuperación de reflejos, una vez desaparecida la inflamación. La espasticidad muscular es común.

Tratamiento    

Un traumatismo en la médula espinal es una emergencia médica que requiere tratamiento inmediato para reducir los efectos a largo plazo. El tiempo que transcurre entre el momento de la lesión y la aplicación del tratamiento es un factor crítico que afecta el pronóstico (resultado probable) final.

Se utilizan corticosteroides, como la dexametasona o metilprednisolona, para reducir la inflamación que puede comprimir la médula espinal. Si la compresión de la médula puede reducirse antes de una destrucción total de los nervios de la columna, en algunos casos se puede reducir o aliviar la parálisis. Lo ideal es que la administración de corticosteroides se inicie dentro de las ocho horas siguientes a la lesión.

Se puede recomendar una cirugía para eliminar el líquido o tejido que comprime la médula espinal (laminectomía de descompresión), para eliminar fragmentos óseos o de disco u objetos extraños o para estabilizar una vértebra fracturada (por fusión de los huesos o inserción de un objeto duro).

Es necesario que la persona guarde reposo en cama para permitir la recuperación de la columna, que soporta la mayor parte del peso corporal.

La realineación anatómica es importante. Una tracción de la columna puede reducir la dislocación y/o se puede utilizar como un recurso para inmovilizar la columna. Esto puede incluir la inmovilización del cráneo con tenazas (pinzas metálicas que se colocan en la cabeza y se conectan a los pesos de tracción o a un arnés en el cuerpo).

Los trastornos neurológicos se manejan con tratamientos para los espasmos musculares, cuidados de la piel y tratamiento para la disfunción intestinal y vesical.

Con frecuencia, es necesario recurrir a la terapia física extensa, la terapia ocupacional y otras intervenciones de rehabilitación, después que la persona se ha recuperado de una lesión aguda. La rehabilitación ayuda a la persona a aprender a vivir con la incapacidad producida por el traumatismo en la médula espinal.

Grupos de apoyo    

El estrés causado por la enfermedad se puede aliviar al participar en un grupo de apoyo, donde los integrantes comparten experiencias y problemas en común. Ver grupos de apoyo para casos de lesión en la columna.

Expectativas (pronóstico)    

Los resultados comunes son la parálisis y la pérdida de sensibilidad en una parte del cuerpo; puede ser una parálisis total y/o un entumecimiento con grados variables de pérdida del movimiento o de la sensibilidad. Es posible que el individuo muera, sobre todo si hay una parálisis de los músculos que intervienen en la respiración.

El nivel de la lesión afecta los resultados. Las lesiones cerca de la parte superior de la columna producen una incapacidad mayor (entumecimiento y parálisis) que las lesiones en la parte baja en la columna.

La recuperación de movimientos o sensibilidad durante la primera semana tiende a indicar una recuperación final de la mayoría de las funciones, aunque esto puede tardar unos seis meses o más. Las pérdidas no recuperadas después de seis meses tienden a ser permanentes.

Complicaciones    

Se debe llamar al médico si    

Se debe buscar asistencia médica si hay una lesión en la espalda o cuello. Es necesario llamar al número de emergencia (como el 911) o trasladarse a la sala de emergencias si hay cualquier pérdida de movimiento o sensibilidad; ¡ésta es una emergencia médica! El manejo y el tratameinto de una lesión de la médula espinal comienzan en el sitio del accidente con paramédicos entrenados en la inmovilización de la columna lesionada, con el fin de prevenir un daño adicional en el sistema nervioso.

Fecha De la Actualización: 8/29/2001

Revisión suministrada por VeriMed Healthcare Network

adam.com logo

A.D.A.M., Inc. está acreditada por la Comisión Norteamericana de Certificación de la Atención Médica (American Accreditation HealthCare Commission, URAC: www.urac.com). La acreditación de la URAC es la primera en su género y requiere el riguroso cumplimiento de 53 estándares de calidad e integridad, verificados por un comité auditor independiente. A.D.A.M. es una de las primeras empresas prestadoras de información y servicios de salud en la red que ha logrado esta prestigiosa distinción. Para conocer más sobre el comité de editores de A.D.A.M., diríjase http://www.adam.com/urac/edrev.htm. A.D.A.M. es también uno de los miembros fundadores de la Junta Ética de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics: www.hiethics.com) y cumple con los principios de la Fundación de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).


La información que aquí se presenta no debe utilizarse para casos de emergencia médica ni para realizar diagnósticos o tratamientos de enfermedad o condición médica alguna. Se debe consultar a un médico calificado para el diagnóstico y tratamiento de cualquiera y de todos los problemas médicos. Si vive en los Estados Unidos, llame al 911 para todas las emergencias médicas. A.D.A.M. no se responsabiliza ni garantiza la exactitud, fiabilidad, integridad, actualidad o puntualidad del contenido, texto o gráficos. Se proporcionan hipervínculos hacia otros sitios web para información solamente, mas no como respaldo o estrategia de promoción de dichos sitios. Derechos de autor 2002, A.D.A.M., Inc. Cualquier reproducción o distribución de la información aquí presentada está estrictamente prohibida.

 

Si tienes alguna sugerencia escribeme a: 

manuel_gonzalez_3@ucab.edu.ve

 

Pagina diseñada por Manuel Gonzalez U.C.A.B. 2003